Ir al contenido principal

El Hacker del viento.


En 1887, Heinrich Hertz demostró la existencia de las hondas electromagnéticas predichas por James Clerk Maxwell en 1856. A partir de 1896, Marconi, comienza los experimentos de transmisión de señal en distancias largas y el 12 de diciembre de 1901, realiza con éxito la primera transmisión inalámbrica transatlántica (de Cornualles a Terranova). La nueva era de la comunicación global había empezado. 

En los años posteriores la actividad de Marconi y su equipo se centró en asegurar el registro de patentes de la nueva tecnología (algunas robadas descaradamente a Nikola Tesla) y a mostrar al mundo las maravillas de su invento. Una de las demostraciones más mediáticas se celebró una tarde del mes de junio de 1903 y tuvo como invitados a numerosas personalidades y a los miembros de la Royal Institution de Londres. Congregados en la sede del Instituto, esperaban impacientes la recepción de la señal que el famoso inventor Guablilmo Marconi, enviaría desde una estación situada a 500 kilómetros de distancia en un acantilado de Poldbu, Cornwall a su colaborador John Ambroise Fleming (que el mundo conocería posteriormente como el inventor del diodo y del tubo de vacío).  
Minutos antes de que Fleming,  responsable de los equipos instalados en el Royal Institute, se aprestara a recibir los mensajes en morse de Marconi desde Cornwall, el silencio fue roto por un rítmico tic- tac procedente de los chispazos que producía la  pulverización catódica de la linterna de proyección de bronce del teatro, que se utilizaba para mostrar las diapositivas del conferenciante. Para el oído no entrenado, esto sonaba como el habitual chasquido del proyector; pero Arthur Blok, asistente de Fleming, reconoció rápidamente el  tippiti-tap de una mano humana tecleando un mensaje en Morse. Alguien, comentó Blok estupefacto, estaba radiando potentes pulsos electromagnéticos sobre el teatro que eran lo suficientemente potentes como para interferir con lámpara de descarga del arco eléctrico del proyector.
Blok, y varios de los asistentes, radiotelegrafistas que conocían el código morse, descifraron mentalmente el mensaje que se recibía repetido una y otra vez.:

._.  ._  _   /  ._.  ._  _   /  ._.  ._  _  …

RAT   RAT   RAT  ...


Sin haberse repuesto de su sorpresa, y ya con numerosas "ratas" en la cinta telegráfica, empezaron a recibirse unos versos burlones contra Marconi: 

THERE WAS A YOUNG FELLOW OF ITALY, 
WHO DIDDLED THE PUBLIC QUITE PRETTILY... 

("Había un joven de Italia, 
que estafó a un público bastante cortito...") 

Siguieron posteriormente una ristra de gruesos insultos shakespearianos. La transmisión intrusa continuó unos minutos más con toda clase de cuestionamientos y mensajes crípticos antes de emitir su última palabra: "PWNED"  ("pillado", "machacado") y quedarse en silencio. 

La señal estaba siendo pirateada por un famoso mago de 39 años, John Nevil Maskelyne, padre de la magia moderna (conocido por fabricar entre otras ilusiones la famosa Caja Falsa en la que dos personas cambian aparentemente sus posiciones en un instante) y perteneciente a una famosa saga de ilusionistas (su nieto, Jasper Maskelyne, colaboró con los aliados en la II Guerra Mundial haciendo "desaparecer Alejandría" a los ojos de los pilotos de los bombarderos enviados por Rommel al que también hizo creer que el VIII Regimiento Británico al mando del general Montgómer y estaba al sur del desierto egipcio cuando en realidad avanzaba hacia su victoria en El Alamein). Maskelyne se había interesado desde hacía tiempo por las ondas de radio y había estado experimentando con ellas. Pero las patentes de Marconi eran tan amplias y generalistas que le prohibían utilizar y mercadear con cualquiera de sus inventos (¿No encontráis una asombrosa actualidad en aquellos problemas centenarios?)

Ocurre que la guerra entre ambos egos había comenzado ya un año antes: Maskelyne había levantado una antena de 50 m. en un ventoso paraje de la costa, en los acantilados al oeste de Porthcurno, para espiar los mensajes que se transmitían desde y hacia los barcos trasatlánticos por Marconi -un incipiente negocio muy lucrativo para el sabio italiano- y publicó en la revista The Electrician en 1902 que los pudo escuchar sin problemas y que su única dificultad había consistido en rebajar la potencia de la señal pues era demasiado fuerte. Marconi respondió ajustando sus transmisores y receptores para emitir y recibir en una frecuencia exacta, jactándose de que a partir de entonces serían seguros (pero, como sabe cualquiera que tenga una radio, esto no impide que cualquier otro con un receptor de banda ancha lo escuche sin problemas): "Solo yo puedo con mis instrumentos tocar la melodía que ningún otro instrumento que no esté sintonizado de manera similar podrá escuchar", había escrito en la  Londres St James Gaceta en febrero 1903. Fue entonces que Maskelyne montó su demostración desinflando los hinchados egos de Marconi y de Fleming.

Marconi se mostró sorprendido pues no se le había ocurrido que nadie tuviera la "tecnología" necesaria para sintonizar sus mensajes. Markelyne, que se le había anticipado, conspiró con las empresas de cables trasatlánticos (ocurría que si Marconi tenía éxito con la telegrafía inalámbrica mucha gente iba a perder dinero, por ejemplo la Eastern Telegraph Company que poseía cables que comunicaban al Imperio Británico con India, Indonesia, África, América del Sur y Australia).  Tras el éxito de Marconi dos años antes, el 12 Diciembre 1901, de transmisión inalámbrica a través del Atlántico, la Eastern contrató a Maskelyne para que espiara a Marconi. 

Maskelyne, como buen mago, dispuso lo necesario para que el golpe final afuera lo más espectacular posible. Había instalado un aparto emisor en la misma frecuencia en un local regentado por su  padre (El West End) a tan solo 50 metros del edificio de la Royal Institution y su espectral aparición radiográfica en medio de los reunidos resultó un éxito sin precedentes. Marconi confirmó la posibilidad real de la transmisión por ondas en en el espacio pero además, como aperitivo se recibió una transmisión inesperada conteniendo una humillante burla. Aunque Fleming y Marconi continuaron con la demostración no tuvieron demasiado éxito: el público ya no se lo creía que sus comunicaciones llegaran a ser confidenciales.  Marconi se enfureció, por decirlo suavemente, pero no respondió directamente a los insultos en público; Fleming, sin embargo, envió en los días posteriores una carta indignada al periódico The Times, de Londres, llamando al desconocido saboteador "vándalo científico" y declarando su acción como "un ultraje contra las tradiciones de la Royal Institution". Pidió, además,  a los lectores del periódico que le ayudaran a encontrar al culpable. Cuatro días más tarde Maskelyne contestaba con una carta autógrafa al periódico en la que alegremente confesaba el sabotaje. El autor justificó sus acciones sobre la base de los agujeros de seguridad que reveló por el bien público. Maskelyne lo justificó así: "He querido mostrar las carencias del telégrafo inalámbrico en materia de seguridad". 

Quizás los motivos fueran más prosaicos: envida, rencor por una patentes asfixiantes, narcisismo... El caso es que fue el primero en detectar un "bug", el más antiguo hack conocido que aprovechó un agujero de seguridad, el primer "WiFi troll" de la historia. El pionero de una profesión proscrita y mítica.


Elmago-ilusionista John Nevil Maskelyne, sentado 
ante su aparto de transmisión inalámbrica.

Comentarios

  1. Vaya!
    Algo sabía del tema, pero no con tanto detalle.
    Un "hacker" sin duda!

    Gracias =)))

    ResponderEliminar
  2. Cuando uno se encuentra con estas historias piensa que, en realidad, todo ya fue inventado. O, por lo menos, muchos de los descubrimientos e invenciones actuales tienen un precedente que se anticipó (con los deficientes medios de la época) a los descubridores "oficiales". ¡No hay nada nuevo bajo el sol!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu aportación.
Tu opinión será leída y tenida en cuenta. Corresponderé a tu comentario en cuanto me sea posible.

Entradas populares de este blog

Breve historia de la esteganografía -4: En la era digital.

Esteganografía digital
A partir de 1985 con el advenimiento de los ordenadores personales nació la esteganografía moderna. Desde el principio surgió la tentación de utilizar los contenidos compartidos para camuflar información. Paralelamente nació la necesidad de enviar y recibir información de forma segura a través de los canales digitales. La era moderna de la esteganografía utiliza recursos como imágenes, archivos de audio o video para ocultar información. Los campos de aplicación de la disciplina se expanden, además de los conflictos bélicos se tiene en cuenta técnicas de espionaje industrial, filtrado de información de carácter privado, implementación de software espía y las marcas de agua digitales para garantizar los derechos de autor.


Recientemente la Esteganografía ha ganado bastante interés a partir de los ataques del 11 de septiembre al World Trade Center en los Estados Unidos, donde se presume el uso de Esteganografía para la transmisión de mensajes entre terroristas. A …

Breve historia de la esteganografía - 1: Los primeros esteganógrafos de la historia.

Espoleado por una provocación criptográfica llamada código Voynich, reto de la criptología, me animo a continuar este ensayo sobre la técnica de ocultar a ojos indeseados un mensaje.

Hablaré primero de la esteganografía, término que proviene del griego "steganos" (secreto) y "grafía" (escrito). Este procedimiento intenta ocultar la existencia misma del mensaje oponiéndose a la criptografía que no oculta la presencia de un mensaje que puede percibirse perfectamente, pero que está deforma de tal manera que resulta incomprensible.


En esta primera entrada trataremos la esteganografía clásica (la más usada hasta la aparición de losa medios digitales)


Los primeros esteganógrafos de la historia
La esteganografía ha estado presente en nuestra civilización desde tiempos inmemoriales y ha sido tradicionalmente empleada por las agencias militares y de inteligencia, los criminales y la policía, así como por civiles que desean comunicarse en secreto. Los libros de historia ya nos…

Breve historia de la esteganografía - 3: Las tintas invisibles y el camuflaje sobre textos.

Las tintas invisibles
Un capítulo especial merecen las tintas invisibles cuyo origen se remonta al Imperio Romano. Ya en el siglo I d.C. , el naturalista Plinio el Viejo dejó testimonio por escrito en su obra Historia Natural de que la leche de la planta Tithymallus se volvía transparente al secarse, pero marrón al calentarla. En esencia las tintas invisibles son líquidos (aunque en la actualidad existen otras modalidades de aplicación como, por ejemplo, mediante spray) que se aplican a una superficie concreta y al secarse permiten ocultar a la vista la información escrita. En general, se requiere calor, luz especial  (en la actualidad infrarrojos o luz ultravioleta) o alguna mezcla química especial para cambiar su color y revelar la información enmascarada. Esto nos permite clasificarlas e dos categorías:

- Básicas: sustancias con alto contenido en carbono: leche, orina, zumo de limón, jugo de naranja, jugo de manzana, jugo de cebolla, solución azucarada, miel diluida, coca cola dilui…