Ir al contenido principal

El balón naranja

El 8 de marzo de 2014, 40 minutos después del despegue en Kuala Lumpur, un Boeing 777-200 con 227 pasajeros y una tripulación de 12 personas perdió contacto con los controladores a las 6:30 AM. En ese instante el avión realizó un giro inesperado de 90º, cambió de altitud y su traspondedor dejó de funcionar dejando a los controladores sin señales de su posición. El aparato desapareció misteriosamente. Algunas señales difusas recibidas por el satélite Inmarsat horas después le sitúan dentro de una amplia zona en el Índico. La búsqueda se ha mantenido desde entonces y, a fecha de hoy, aún no se conoce con seguridad el lugar del siniestro. Las balizas de radiofrecuencia de las cajas negras dejaron de funcionar hace meses.

Hace algunos días se publicó la noticia de la recompensa a Ben, un niño de ocho años, por idear una imaginativa solución para encontrar aviones desaparecidos. Comenzó a pensar en su idea tras contemplar, en un programa de televisión, el relato de la misteriosa desaparición del vuelo NH370 de Malysia Airlines y su infructuosa búsqueda. El niño escribió entonces a Richard Anderson, director ejecutivo de la compañía aérea de Estados Unidos Delta Airlines, explicándole su idea. Esta consistía en dotar a los aviones de un sistema de globos anaranjados de neón que se elevaran a la superficie cuando el avión se estrellara en el mar. "El globo no sería lo suficientemente ligero como para flotar en el aire y tendría goma reforzada para soportar mucha presión», -explicaba Ben en la carta-. Asimismo, "el sistema tendría un transmisor de radio frecuencia para poder localizarlo". Adjuntaba en la carta un dibujo en el que explicaba el sistema.


La compañía se ha tomado con interés la idea y le ha respondido agradeciéndole su aportación y recompensándole con un montón de juguetes El departamento correspondiente de la aerolínea ya está estudiando su propuesta.

El ponerse a pensar para solucionar un problema no es una actividad exclusiva de los ingenieros y científicos. Infinidad de personas "vulgares" han dado con soluciones imaginativas a grandes problemas técnicos o científicos. Cito como ejemplo invenciones tan "prácticas" como el genial botijo, económicos pañales más eficientes, el ergonómico palo del chupa-chús, la eficiente fregona... El pequeño Ben, inquieto por la tragedia de un avión perdido, puso en marcha su pequeño gran cerebro y diseñó una solución factible y barata. Operó con los elementos de que disponía en su mundo infantil: balones de goma, las boyas de las playas que visitó, transistores de RF... y aplicando sencillas leyes físicas (flotabilidad) ideó una solución.

Todos llevamos dentro un inventor. Yo mismo, ante el agobio de las dificultades respiratorias provocadas por mi desviación de tabique y mi estrechez en las fosas nasales, ideé un sencillo procedimiento que me proporcionaba alivio inmediato echando mano de lo que llevaba encima: introducir mi anillo de bodas en una de las fosas y, una vez acoplado, girarlo 90 grados dentro de la nariz... el alivio que se siente al ensanchar la fosa nasal es extraordinario y la simplicidad sorprendente (me río de las tiras deportivas para ensanchar la nariz que venden en farmacias y en Decatlón).

El secreto de un inventor, ante un problema, es sencillo: pensar, imaginar, experimentar mentalmente, dibujar, probar... darle vueltas hasta hallar una solución. Y así avanza el mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Breve historia de la esteganografía -4: En la era digital.

Esteganografía digital
A partir de 1985 con el advenimiento de los ordenadores personales nació la esteganografía moderna. Desde el principio surgió la tentación de utilizar los contenidos compartidos para camuflar información. Paralelamente nació la necesidad de enviar y recibir información de forma segura a través de los canales digitales. La era moderna de la esteganografía utiliza recursos como imágenes, archivos de audio o video para ocultar información. Los campos de aplicación de la disciplina se expanden, además de los conflictos bélicos se tiene en cuenta técnicas de espionaje industrial, filtrado de información de carácter privado, implementación de software espía y las marcas de agua digitales para garantizar los derechos de autor.


Recientemente la Esteganografía ha ganado bastante interés a partir de los ataques del 11 de septiembre al World Trade Center en los Estados Unidos, donde se presume el uso de Esteganografía para la transmisión de mensajes entre terroristas. A …

Breve historia de la esteganografía - 1: Los primeros esteganógrafos de la historia.

Espoleado por una provocación criptográfica llamada código Voynich, reto de la criptología, me animo a continuar este ensayo sobre la técnica de ocultar a ojos indeseados un mensaje.

Hablaré primero de la esteganografía, término que proviene del griego "steganos" (secreto) y "grafía" (escrito). Este procedimiento intenta ocultar la existencia misma del mensaje oponiéndose a la criptografía que no oculta la presencia de un mensaje que puede percibirse perfectamente, pero que está deforma de tal manera que resulta incomprensible.


En esta primera entrada trataremos la esteganografía clásica (la más usada hasta la aparición de losa medios digitales)


Los primeros esteganógrafos de la historia
La esteganografía ha estado presente en nuestra civilización desde tiempos inmemoriales y ha sido tradicionalmente empleada por las agencias militares y de inteligencia, los criminales y la policía, así como por civiles que desean comunicarse en secreto. Los libros de historia ya nos…

Breve historia de la esteganografía - 3: Las tintas invisibles y el camuflaje sobre textos.

Las tintas invisibles
Un capítulo especial merecen las tintas invisibles cuyo origen se remonta al Imperio Romano. Ya en el siglo I d.C. , el naturalista Plinio el Viejo dejó testimonio por escrito en su obra Historia Natural de que la leche de la planta Tithymallus se volvía transparente al secarse, pero marrón al calentarla. En esencia las tintas invisibles son líquidos (aunque en la actualidad existen otras modalidades de aplicación como, por ejemplo, mediante spray) que se aplican a una superficie concreta y al secarse permiten ocultar a la vista la información escrita. En general, se requiere calor, luz especial  (en la actualidad infrarrojos o luz ultravioleta) o alguna mezcla química especial para cambiar su color y revelar la información enmascarada. Esto nos permite clasificarlas e dos categorías:

- Básicas: sustancias con alto contenido en carbono: leche, orina, zumo de limón, jugo de naranja, jugo de manzana, jugo de cebolla, solución azucarada, miel diluida, coca cola dilui…