Ir al contenido principal

Alberto Da Vinchi


Tiene nueve años y le encanta saber: todo le interesa, nunca se aburre. Los libros de curiosidades, el libro gordo de Petete, los libros de misterios y maravillas del mundo animal le fascinan. Se empapa con las explicaciones de su profe de asistencia domiciliaria. Le mira con ojos asombrados. Estudia con voluntad y perseverancia. Devora documentales, Es un admirador declarado de Frank de la Jungla y sabe ya un montón de cosas sobre reptiles que explica a su profesor. Llega un momento en que este exclama: - Alberto: si el profe pareces tú  (y hay un deje de envidia al decirlo como Verrocchio con su genial discípulo en su taller florentino).
Es zurdo y, como el pequeño Leonardo, era capaz de escribir en espejo en sus primeros años. Toca maravillosamente el saxo y sus profesores le adivinan grandes posibilidades como músico. Tiene habilidad en las manos y es preciso y metódico con sus manualidades. Destaca en el plegado. Hace unos meses atacó un libro de papiroflexia y realizó todos los diseños: hasta los más difíciles. Enseñó a su profe la construcción de un dodecaedro modular en papel de gran complejidad. Se explica con precisión y seguridad. Se entusiasma con los experimentos. Graba con su profe vídeos de Ciencias  Naturales que luego visionan sus compañeros del cole. Construye planetarios, realizas experiencias caseras con la luz, con las fuerzas, con la electricidad... Guarda en su cofre de tesoros los pequeños talismanes de su vida: una pequeña caja de música, las jeringas del hospital (fue increíble lo bien que funcionó un pequeño gato hidráulico que fabricamos con ellas)... Su juguete preferido es el microscopio. Es capaz de explicar un juego con precisión y detalle. Su interés pasa de un tema a otro en función de los estímulos que encuentra en su camino: ahora está entusiasmado con los coches (se aficionó a ellos al encontrar revistas del mundo del motor en las consultas a las que tan frecuentemente asiste),  antes fueron los animales, la tecnología, la informática...
Su profe aprovecha este potencial para inocularle el veneno del conocimiento, para transfundirle litros de curiosidad... Son apenas unas horas a la semana, pero las espera con impaciencia. En ese breve tiempo es capaz de excitarse con cada descubrimiento, con las mil sorpresas de la naturaleza, con la luminosa claridad de la ciencia. Ese chute de animación le ayuda a pasar las duras horas en el hospital.

Va para un año que lucha contra una enfermedad terrible. Un agresivo tumor estuvo a punto de acabar con su vida. Cuando la causa de sus males eran todavía oscuras recorrió un camino de curanderos y acupuntores, peregrinó por hospitales que nada advirtieron. Finalmente detectada su rara enfermedad, ha seguido a rajatabla el duro itinerario de salvación: quimioterapia, autotransplante, radioterapia... Todo llevado a cabo con entereza, con una esperanza valiente. Siempre guiado por una madre firme, segura, optimista. Ella puso la medicina de la fe y del amor, la más importante de todas. 

Con una increíble fortaleza, Alberto sigue adelante. No he conocido a nadie que aguantara tan bien los golpes de una enfermedad así. Este niño es genial. 

Comentarios

  1. El artículo fue escrito hace algunos años. En el día de hoy, Alberto, estará cursando ESO. Espero algún día saber de él. No he conocido otro niño igual. Aprendí mucho de Alberto, sí.

    ResponderEliminar
  2. El artículo fue escrito hace algunos años. En el día de hoy, Alberto, estará cursando ESO. Espero algún día saber de él. No he conocido otro niño igual. Aprendí mucho de Alberto, sí.

    ResponderEliminar
  3. Jesús, no puedo ver la foto dice error!
    En la primera entrada de mi blog dice como surgió el nombre....nunca lo adivinarías porque fue un error jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo acabo de leer. Conozco el grupo "Mocedades", eran unos chicos-as vascos con muy buena voz. Quedó una pareja después que cantaba a dúo: Sergio y Estíbali. Aquí se cantó mucho (ante las elecciones de aquellos años) "Libertad sin ira", uno de sus éxitos.

      Efectivamente, nunca me hubiera podido imaginar el origen de ese título. Aunque a mí , me inspira otras imágenes como verás. Prueba ahora a copiar y pegar el enlace en el navegador. Creo que la foto no estaba compartida (yo la veía, pero el resto no). Creo que ya es pública. Es una pequeña broma. Saludos.

      https://photos.google.com/share/AF1QipNZT1mRtvMgAwd-WDEGIwzvQZD2hSGN9UDvH08y0614IPz9hix9P-vWSKsZEO5UcQ/photo/AF1QipObbgY3ULvcx2Ab7oaaGaa-W6bmAwvQXRgk8KvE?key=OHVINGdvNWFCNDFGWktYcmp6OVk2clNCZTcxV0pn

      Eliminar
    2. Lo acabo de leer. Conozco el grupo "Mocedades", eran unos chicos-as vascos con muy buena voz. Quedó una pareja después que cantaba a dúo: Sergio y Estíbali. Aquí se cantó mucho (ante las elecciones de aquellos años) "Libertad sin ira", uno de sus éxitos.

      Efectivamente, nunca me hubiera podido imaginar el origen de ese título. Aunque a mí , me inspira otras imágenes como verás. Prueba ahora a copiar y pegar el enlace en el navegador. Creo que la foto no estaba compartida (yo la veía, pero el resto no). Creo que ya es pública. Es una pequeña broma. Saludos.

      https://photos.google.com/share/AF1QipNZT1mRtvMgAwd-WDEGIwzvQZD2hSGN9UDvH08y0614IPz9hix9P-vWSKsZEO5UcQ/photo/AF1QipObbgY3ULvcx2Ab7oaaGaa-W6bmAwvQXRgk8KvE?key=OHVINGdvNWFCNDFGWktYcmp6OVk2clNCZTcxV0pn

      Eliminar
    3. jeje ya la vi! si, también recuerdo a Sergio y Estíbali y últimamente también me ha tocado ver a El Consorcio! ;)

      No he leído tu entrada todavía.....

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu aportación.
Tu opinión será leída y tenida en cuenta. Corresponderé a tu comentario en cuanto me sea posible.

Entradas populares de este blog

Destejiendo el Arco Iris

No sé qué razones impelen a los hombres a despreciar al mago que revela sus trucos, al hechicero que confiesa el secreto de sus pócimas... Un día cayó en mis manos un libro precioso que me atrapó. Lo escribió el magnífico divulgador científico Richard Dawkins para rebatir la amarga opinión del poeta irandés Wiliam Butter Keats que afirmaba que la Ciencia destruye la belleza del misterio.

En el preámbulo aparece este frío y desolado mensaje: "Somos hijos del caos y la estructura profunda del caos es la degradación. En el fondo sólo existe corrupción y la imparable marea del caos. No hay finalidad, hay tan sólo dirección. Esta es la cruda realidad: que tenemos que aceptar si escudriñamos con profundidad y de forma desapasionada el corazón del universo"
Sin embargo Dawkins añade:"El asombro reverencial que la ciencia puede proporcionarnos es una de las más grandes experiencias de la que es capaz la psique humana. Es una profunda pasión estética comparable a la música y l…

Tecnología bélica infantil

No pertenezco a la NRA (Asociación Americana del Rifle), ni comulgo con su ideología, pero comparto con mucha gente el sentido lúdico y la fascinación por esos artilugios que, durante toda su evolución, el hombre ha construido para cazar o defenderse.
La historia (y prehistoria) de la humanidad está firmemente ligada al desarrollo armamentístico.
Probablemente todo empezó con el uso de un hueso o bastón para golpear (el la Biblia lo hizo Caín, y en la película  "2001 una Odisea Espacial" nos lo describe en una bella secuencia visual Stanley Kubrick al inicio del film). Junto a ello el uso de proyectiles aprovisionados entre los objetos de su entorno completarían la primera fase tecnológica de la industria bélica. Llegaría después la más tosca de las técnicas para esculpir en la dureza del sílex un hacha o la punta de una flecha, su posterior refinamiento, la invención de propulsores como el arco, la lanza con sus los lanzadores y la honda; hasta las más elaboradas máquinas…

Una barquita de corcho, un molino eléctrico y el coche de la Barbi.

Muchas veces sorprendo a mi cuñada en medio de una conversación contando a sus interlocutores lo orgullosa que se mostraba mi sobrina (o más bien ella misma) al pasear el primer día tras los Reyes con un flamante coche de la Barbi ¡motorizado! Muchas niñas tenías un coche similar, pero a ninguna se lo habían tuneado con un motor eléctrico acoplado a sus ejes lo que lo hacía único. Mi cuñada lo recuerda a menudo y no duda en ponerme en un pedestal como "el manitas" de la familia. En esos momentos yo, que ni me acordaba, pienso en lo que le puede impresionar a alguien ese pequeño gesto tecnológico de mínima importancia.  Igualmente mi sobrina guarda aún, sobre la repisa de un armario en su recién estrenada casa, un molino de contrachapado también con las aspas motorizadas que realicé junto a ella para un trabajo de tecnología allá cuando cursaba 5º de EP. Que aún lo conserve refleja una pequeña veneración por esta faceta de ingeniero amateur que tiene su tío. Otro de los recu…