Ir al contenido principal

El Teorema del Punto Gordo


Hace ya mucho tiempo, el los años en que estudiaba la carrera de Magisterio, tenía un compañero muy ingenioso que, cuando el profesor de geometría liaba la explicación perdiendo ruta en la pizarra, o se quedaba abstraído intentando explicarse a sí mismo un problema que no entendía ni él, o se le escapaban las bisectrices y las medianas del tablero encerado... exclamaba por lo bajini: "Esto lo arreglaba yo con el Teorema del Punto Gordo".
Y es que el susodicho teorema servía para validar o invalidar a voluntad un montón de axiomas matemáticos y era muy útil para resolver problemas geométricos que se nos antojaban irresolubles:
Para empezar negaba el axioma de que dos rectas paralelas no se cortan en ningún punto (bastaba hacer el punto lo suficientemente gordo para que contactaran a placer), solucionaba el engorro de hacer coincidir las bisecrices, medianas, alturas y mediatrices de un triángulo en el punto respectivo (pues, ovbiando los errores de trazado, las hacía conectar sin problemas) y permitía con su gruesa superficie tomar medidas a a voluntad en los extremos de un segmento (haciendo que coincidieran con la solución pedida).
Este teorema estaba relacionado con el Teorema de la Recta Astuta, cuyo enunciado afirmaba que si una recta debía pasar por varios puntos, y esos puntos no estaban alineados pero deberían estarlo, se hacía la recta más gruesa y entonces ya pasaba por todos. Naturalmente, con esta picaresca de las matemáticas, suspendimos.

No fue el único suspenso determinante en mi vida. Ya, a los 12 años suspendí Latín y Lengua Española (por la ortografía) lo que me empujó definitivamente al área científico tecnológica en mis futuros estudios... Notando cómo mis aficiones viran en la actualidad al mundo de las letras, me parece a mí que fue una equivocación.
Un nuevo suspenso a los 16, esta vez en matemáticas, hizo que tuviera que pasar todo un verano repasando la asignatura desde el principio. Lo que comenzó como una tortura veraniega, acabó con ilusión y gusto: me estaba enterando de todo y empezaba a comprender la belleza de una disciplina con un potencial extraordinario y una poesía inesperada.

A partir de entonces supe que las matemáticas siempre se explicaban. Podía no entender alguna cosa, pero sabía que existía una razón y, tarde o temprano, daría con ella. Sigo teniendo problemas con las operaciones automáticas, pero me fascinan las relaciones numéricas, la trigonometría, el álgebra... cuando se empiezan a comprender se llega a admirar su precisión, su lógica, su bella arquitectura.

Tarde, pero a tiempo, entendí que Pitágoras y su escuela filosófica considerara a los números el "arjé" (el principio constitutivo) de las cosas. Comprendí la soledad de los números primos. Admiré la belleza de la Sucesión de Fibonacci. Celebré la genial ocurrencia de Eratóstenes de medir la longitud de la circunferencia terrestre con la única ayuda de un palo. Descubrí que la armonía y el ritmo musical tenía su base en las relaciones matemáticas. Fui capaz de leer la partitura de la danza de los planetas gracias a las fórmulas de Kepler. Aprendí a medir alturas inalcanzables mediante el Teorema de Thales... El Universo entero se rige por leyes matemáticas.

Desde entonces me sentí incluido del selecto grupo capaz de encontrar sentido a esta aparente contradicción: "Sólo existen 10 clases de personas: las que saben binario y las que no".  Me hice miembro de la secta p. Me entró el gusanillo de resolver acertijos, juegos de lógica, problemas curiosos...

Y ahora soy profesor. Imparto matemáticas muchas veces. Me gusta explicar a los niños de 1º de primaria el sistema de numeración decimal. Invento un cuento sobre algún hombre prehistórico que espera de avanzadilla la llegada de los Mamuts y ha de contar luego a la tribu cuántos animales ha visto para organizar la caza. Lleva la cuenta con los dedos ¡pero cuando son muchos se le acaban!... Intento llegar así a que comprendan el valor posicional en números con cifras plurales. Más adelante les enseño a contar 12 con los dedos de una mano como, probablemente hicieron los babilónicos. Al llegar a ESO les explico cómo los agrimesores egipcios construían un triángulo rectángulo perfecto una simple cuerda y sin ningún instrumento más. Intento llenar su cabeza con anécdotas curiosas, con sorprendentes revelaciones y pongo en sus manos regletas, canicas, palillos, metros de papel (gacias  IKEA, por tu colaboración), construyo TANGRANs, aprovecho CDs inservibles y galletas redondas para fraccionar... Procuro que toquen, midan, cuenten, agrupen, clasifiquen, sientan... Les animo a reutilizar papeles para hacer reglas de un solo borde, ángulos, escuadras en papel, ángulos diversos, compases, figuras geométricas (dodecaedros modulares incluso)... Me encantaría diseñar algún día el taller de matemáticas de "hilo y papel"; creo que podríamos llegar a trabajar conceptos teóricos complejísimos.

Actualmente me encuentro con una alumna, Raquel, que pese a su gran imaginación odia las matemáticas. Es asidua practicante del Teorema del Punto Gordo. Yo siento una rabia increíble porque, en el escaso tiempo de que dispongo, no puedo inyectarle las dosis suficientes de amor por esta disciplina. Muchos niños odian las mates. La culpa es nuestra. Que Dios nos perdone.

Comentarios

  1. Me encanta todo lo que dices que haces para que los niños aprendan y no odien las matemáticas, es cierto, tiene mucho que ver el maestro.
    Felicidades porque se nota tu entusiasmo y dedicación!!

    Saludos =))))

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu aportación.
Tu opinión será leída y tenida en cuenta. Corresponderé a tu comentario en cuanto me sea posible.

Entradas populares de este blog

Breve historia de la esteganografía -4: En la era digital.

Esteganografía digital
A partir de 1985 con el advenimiento de los ordenadores personales nació la esteganografía moderna. Desde el principio surgió la tentación de utilizar los contenidos compartidos para camuflar información. Paralelamente nació la necesidad de enviar y recibir información de forma segura a través de los canales digitales. La era moderna de la esteganografía utiliza recursos como imágenes, archivos de audio o video para ocultar información. Los campos de aplicación de la disciplina se expanden, además de los conflictos bélicos se tiene en cuenta técnicas de espionaje industrial, filtrado de información de carácter privado, implementación de software espía y las marcas de agua digitales para garantizar los derechos de autor.


Recientemente la Esteganografía ha ganado bastante interés a partir de los ataques del 11 de septiembre al World Trade Center en los Estados Unidos, donde se presume el uso de Esteganografía para la transmisión de mensajes entre terroristas. A …

Breve historia de la esteganografía - 1: Los primeros esteganógrafos de la historia.

Espoleado por una provocación criptográfica llamada código Voynich, reto de la criptología, me animo a continuar este ensayo sobre la técnica de ocultar a ojos indeseados un mensaje.

Hablaré primero de la esteganografía, término que proviene del griego "steganos" (secreto) y "grafía" (escrito). Este procedimiento intenta ocultar la existencia misma del mensaje oponiéndose a la criptografía que no oculta la presencia de un mensaje que puede percibirse perfectamente, pero que está deforma de tal manera que resulta incomprensible.


En esta primera entrada trataremos la esteganografía clásica (la más usada hasta la aparición de losa medios digitales)


Los primeros esteganógrafos de la historia
La esteganografía ha estado presente en nuestra civilización desde tiempos inmemoriales y ha sido tradicionalmente empleada por las agencias militares y de inteligencia, los criminales y la policía, así como por civiles que desean comunicarse en secreto. Los libros de historia ya nos…

Breve historia de la esteganografía - 3: Las tintas invisibles y el camuflaje sobre textos.

Las tintas invisibles
Un capítulo especial merecen las tintas invisibles cuyo origen se remonta al Imperio Romano. Ya en el siglo I d.C. , el naturalista Plinio el Viejo dejó testimonio por escrito en su obra Historia Natural de que la leche de la planta Tithymallus se volvía transparente al secarse, pero marrón al calentarla. En esencia las tintas invisibles son líquidos (aunque en la actualidad existen otras modalidades de aplicación como, por ejemplo, mediante spray) que se aplican a una superficie concreta y al secarse permiten ocultar a la vista la información escrita. En general, se requiere calor, luz especial  (en la actualidad infrarrojos o luz ultravioleta) o alguna mezcla química especial para cambiar su color y revelar la información enmascarada. Esto nos permite clasificarlas e dos categorías:

- Básicas: sustancias con alto contenido en carbono: leche, orina, zumo de limón, jugo de naranja, jugo de manzana, jugo de cebolla, solución azucarada, miel diluida, coca cola dilui…