Ir al contenido principal

Santa María de Garoña


Allá por el verano de 1970 se organizaron excursiones desde Burgos para visitar la casi terminada central nuclear de Santa María de Garoña. El viaje, para  poderse realizar, tuvo que ser gratis. Mi padre aprovechó la ocasión para llevarme con él a visitar la primera central nuclear de España.
Tenía 12 años. El autobús entró en el verde valle de Tobalina y paró suavemente en el aparcamiento de la central, cerca del río Ebro.
Bajamos y nos condujeron al interior de las instalaciones donde nos explicaron las características y el funcionamiento de las mismas. Quedamos impresionados por la magnitud de los espacios y la enormidad de la vasija, la compeljidad de las tripas y estómagos subterráneos de este ser atómico donde se digería el calor producido por la desintegración de unas barras de uranio exhalando y burbujeando vaporosos eruptos que hacían girar unas gigantescas turbinas. En mi cabeza infantil los equipos y maquinaria se asemejaban la parafernalia tecnológica del Castillo de Fumanchú cuyas películas veíamos a pares en sesión continua del mediodía al anochecer.
Con cierto dolor en la nuca por tanto alzar la cabeza en el recorrido escuchamos las excelencias de la moderna energía nuclear. Nada se nos dijo, evidentemente, de sus posibles peligros y, por si acaso alguno comenzaba a albergar dudas, la visita terminaba con vino, refrescos, bocadillos y picoteo, con lo que todo el mundo acallaba las dudas al tiempo que el hambre y volvía al autobús más contento que unas pascuas convencido de haber sido testigo de la poderosa ingeniería hispana.
Mañana se cumple el periodo de vida de esta central paisana mía. Se valora ahora la posibilidad de prolongar su uso. Si no es así, mañana expirará esta gigantesca y, ya anticuada, maquinaria
radiactiva a la que vi nacer.

Comentarios

  1. Me llama la atención de todos los detalles de los que te acuerdas....yo casi no recuerdo nada de mi niñez.
    Ahhhh! acabo de recordar, pero porque me lo han dicho mis hermanas, que la primera vez que vi un caballo, dije, mira que perro tan grande!!! jajajajaja

    saludos =))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy divertida la anécdota del perro grande. No es tan extraño que los niños confundan los tamaños, ellos aplican una lógica implacable con un reducido grupo de conocimientos: regularizan los verbos, extrapolan conocimientos... Recuerdo haber leído que en un estudio hecho en EEUU se comprobó que algunos niños del jardín de infancia confundían el tamaño de una vaca con el de una mosca. Es lógico pues las vacas solo las habían visto en dibujos y éstos eran parecidos a las moscas que se posaban en ellos.
      Y, sí, me acuerdo muy bien de algunas cosas de mi niñez (no tantas como parees sugerir). Aquellas que me impresionaron se quedaron grabadas.
      Saludines.

      Eliminar
    2. Es cierto, también con lo verbos...vi una foto de mi hermana y le pregunté, ¿quién te fotó? jijijiji

      saludines =))))

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu aportación.
Tu opinión será leída y tenida en cuenta. Corresponderé a tu comentario en cuanto me sea posible.

Entradas populares de este blog

Breve historia de la esteganografía -4: En la era digital.

Esteganografía digital
A partir de 1985 con el advenimiento de los ordenadores personales nació la esteganografía moderna. Desde el principio surgió la tentación de utilizar los contenidos compartidos para camuflar información. Paralelamente nació la necesidad de enviar y recibir información de forma segura a través de los canales digitales. La era moderna de la esteganografía utiliza recursos como imágenes, archivos de audio o video para ocultar información. Los campos de aplicación de la disciplina se expanden, además de los conflictos bélicos se tiene en cuenta técnicas de espionaje industrial, filtrado de información de carácter privado, implementación de software espía y las marcas de agua digitales para garantizar los derechos de autor.


Recientemente la Esteganografía ha ganado bastante interés a partir de los ataques del 11 de septiembre al World Trade Center en los Estados Unidos, donde se presume el uso de Esteganografía para la transmisión de mensajes entre terroristas. A …

Breve historia de la esteganografía - 1: Los primeros esteganógrafos de la historia.

Espoleado por una provocación criptográfica llamada código Voynich, reto de la criptología, me animo a continuar este ensayo sobre la técnica de ocultar a ojos indeseados un mensaje.

Hablaré primero de la esteganografía, término que proviene del griego "steganos" (secreto) y "grafía" (escrito). Este procedimiento intenta ocultar la existencia misma del mensaje oponiéndose a la criptografía que no oculta la presencia de un mensaje que puede percibirse perfectamente, pero que está deforma de tal manera que resulta incomprensible.


En esta primera entrada trataremos la esteganografía clásica (la más usada hasta la aparición de losa medios digitales)


Los primeros esteganógrafos de la historia
La esteganografía ha estado presente en nuestra civilización desde tiempos inmemoriales y ha sido tradicionalmente empleada por las agencias militares y de inteligencia, los criminales y la policía, así como por civiles que desean comunicarse en secreto. Los libros de historia ya nos…

El día de π

NOTA INTRODUCTORIA: Esta entrada se publicó originalmente en su día exactamente en la fecha y hora PI con 7 decimales (notación americana): 3/14/15 9:26. Hoy presento una edición corregida y aumentada de la misma.


Hoy es el día dedicado al número PI;  y exactamente, en el segundo 53 de las 9 y 26 minutos de la mañana, se producirá el momento mágico en que muchos relojes marcarán la hora Pi (en formato de fecha americana) y con nueve decimales:  3/14/15/9/26/53 mes 3/ día 14/ año 15 / hora 9/ minuto 26 / segundo 53
Por ese motivo en colegios y universidades de EEUU se celebra, desde hace ahora 30 años, este día. Si conoces además que el 3/14 es el aniversario del nacimiento de Einstein, te resultará aún más sugerente esta fecha.



Esta letra griega, caracter intruso en el mundo de los dígitos, se adoptó como símbolo matemático de un valor irreproducible en 1706 por William Jones y fue popularizado por Leonhard Euler ("Introducción al cálculo infinitesimal"). Anteriormente fue con…