Ir al contenido principal

Hypatia de Alejandría


Hace una semana participé en un programa radiofónico realizado por las presas del penal Alcalá-Meco I. E El espacio se llamaba "Entre nosotras" y creo recordar que se emitía de 11:30 a 12:15 en la frecuencia 90.5 FM. Mi papel, aparte de colaborar espontáneamente desde uno de los micrófonos leyendo alguna noticia del resumen de prensa con que se iniciaba el programa consistía en exponer un personaje en la sección de Mujeres en la Historia que ocupaba la segunda parte de la emisión. El personaje que había elegido era Hipatia de Alejandría, la extraordinaria mujer y científica que vivió en el ocaso del esplendor de la Biblioteca de la ciudad de Alejandría.

Yo había preparado concienzudamente desde hacía meses mi intervención. Tenía resumidos y preparados amplios aspectos de su vida y, especialmente, su muerte; había investigado largamente sobre su biblioteca, seleccioné cuidadosamente unos cuantos pasajes musicales de Tenergy (un grupo musical de rock progresivo que ha editado temas dedicados a personajes históricos, entre ellos Hipatia); confeccioné líneas temporales para no perderme en el bosque de fechas históricas, recopilé testimonios, realicé reseñas biográficas de los distintos personajes que la rodearon, analicé la polémica película de Ágora de Alejandro Amenábar centrada en su figura, escribí un juicio dramatizado al presunto instigador de su muerte el Patriarca  y santo por la iglesia: San Cirilo de Alejandría...

Pero cuando me presenté en el pequeño estudio en el que apenas cabíamos 5 personas sentadas y dos de pie a mis espaldas, me dejaron claro que no daría tiempo siguiera a dramatizar el juicio que había previsto. Así que me limité a hablar durante algunos minutos de la vida de esta extraordinaria mujer dejando inéditos en mis apuntes multitud de datos y anécdotas que tenía preparadas. Así, sin lectura alguna, improvisando hilvané una breve biografía y dejé que el azar y las preguntas que iban surgiendo entre las chicas invitadas (reclusas del centro) fijaran los derroteros por donde discurriría mi presentación.

Aunque la charla resultó fluida, a veces interrumpida generosamente por las tertulianas (dándome ocasión de oxigenarme y encauzar el discurso), el director del centro me indicó enseguida el reloj: ¡Dios  mío! -pensaba para mí mientras hablaba- ¡Sólo me quedan cinco minutos y apenas he desarrollado su juventud! Así que, rápidamente, saltando sobre el capítulo que hablaría de sus méritos científicos, de sus estudios y descubrimientos, de sus publicaciones... hablé de su muerte haciendo un resumen rápido de ese hecho de impresionante brutalidad. Tampoco pude analizar las posibles causas y los instigadores de su muerte cruel así como las consecuencias que tuvo el hecho. Todo resultaba demasiado rápido. Intenté rematar la charla lo mejor que pude. Con la música de la sintonía terminando el programa respiré aliviado: no me había aturullado, no tartamudeé ni me bloqueé, no cometía ninguna torpeza verbal destacable... y tampoco hablé mucho de Hipatia, la verdad.

Para ser mi primera intervención radiofónica en la vida, no salió demasiado mal. Pero me quedó la sensación de que la radio obligaba a una desagradable frivolidad. Las prisas, el querer mostrar a toda máquina cosas interesantes, curiosas, divertidas... obligaban a pasar por alto muchas cosas importantes. La radio no es, desde luego, el lugar de las horas serenas que a mí me satisfacen.

(Puesto que los resúmenes y los materiales están ya elaborados, los dejo a disposición del que quiera descargarlos. No son tan completos como otros muchos en los que se basa, pero quizá puedan ayudar a más de uno)



(Materiales para un programa radiofónico sobre Mujeres en la Historia)

AGORA la película.doc
Algunos personajes.doc
Biografía de Hypatia.doc
Consecuencias de su muerte.doc
HIPATIA cómic.pdf
Juicio a Cirilo.doc
La biblioteca de Alejandría.doc
Línea de tiempo.doc
MÚSICA Hypatia de Telergy.doc
Preguntas y respuestas.doc


* El autor del blog ha utilizado y recopilado citas y textos de muchos autores que no aparecen citados, pero son todos ellos accesibles en la red. Las principales fuentes son textos históricos aunque también hay aportaciones obtenidas de monografías, wikipedia, etc. Siento no poder citar a todas ellas. Los dibujos corresponden a un cómic de Daniela Andrea Mohina, ingeniera en diseño gráfico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Destejiendo el Arco Iris

No sé qué razones impelen a los hombres a despreciar al mago que revela sus trucos, al hechicero que confiesa el secreto de sus pócimas... Un día cayó en mis manos un libro precioso que me atrapó. Lo escribió el magnífico divulgador científico Richard Dawkins para rebatir la amarga opinión del poeta irandés Wiliam Butter Keats que afirmaba que la Ciencia destruye la belleza del misterio.

En el preámbulo aparece este frío y desolado mensaje: "Somos hijos del caos y la estructura profunda del caos es la degradación. En el fondo sólo existe corrupción y la imparable marea del caos. No hay finalidad, hay tan sólo dirección. Esta es la cruda realidad: que tenemos que aceptar si escudriñamos con profundidad y de forma desapasionada el corazón del universo"
Sin embargo Dawkins añade:"El asombro reverencial que la ciencia puede proporcionarnos es una de las más grandes experiencias de la que es capaz la psique humana. Es una profunda pasión estética comparable a la música y l…

Tecnología bélica infantil

No pertenezco a la NRA (Asociación Americana del Rifle), ni comulgo con su ideología, pero comparto con mucha gente el sentido lúdico y la fascinación por esos artilugios que, durante toda su evolución, el hombre ha construido para cazar o defenderse.
La historia (y prehistoria) de la humanidad está firmemente ligada al desarrollo armamentístico.
Probablemente todo empezó con el uso de un hueso o bastón para golpear (el la Biblia lo hizo Caín, y en la película  "2001 una Odisea Espacial" nos lo describe en una bella secuencia visual Stanley Kubrick al inicio del film). Junto a ello el uso de proyectiles aprovisionados entre los objetos de su entorno completarían la primera fase tecnológica de la industria bélica. Llegaría después la más tosca de las técnicas para esculpir en la dureza del sílex un hacha o la punta de una flecha, su posterior refinamiento, la invención de propulsores como el arco, la lanza con sus los lanzadores y la honda; hasta las más elaboradas máquinas…

Una barquita de corcho, un molino eléctrico y el coche de la Barbi.

Muchas veces sorprendo a mi cuñada en medio de una conversación contando a sus interlocutores lo orgullosa que se mostraba mi sobrina (o más bien ella misma) al pasear el primer día tras los Reyes con un flamante coche de la Barbi ¡motorizado! Muchas niñas tenías un coche similar, pero a ninguna se lo habían tuneado con un motor eléctrico acoplado a sus ejes lo que lo hacía único. Mi cuñada lo recuerda a menudo y no duda en ponerme en un pedestal como "el manitas" de la familia. En esos momentos yo, que ni me acordaba, pienso en lo que le puede impresionar a alguien ese pequeño gesto tecnológico de mínima importancia.  Igualmente mi sobrina guarda aún, sobre la repisa de un armario en su recién estrenada casa, un molino de contrachapado también con las aspas motorizadas que realicé junto a ella para un trabajo de tecnología allá cuando cursaba 5º de EP. Que aún lo conserve refleja una pequeña veneración por esta faceta de ingeniero amateur que tiene su tío. Otro de los recu…