Ir al contenido principal

El día de Pi

NOTA INTRODUCTORIA: Esta entrada se publicó en su día exactamente en la fecha y hora PI con 7 decimales (notación americana): 3/14/15 9:26


Hoy es el día dedicado al número PI;  y exactamente, en el segundo 53 de las 9 y 26 minutos de la mañana, se producirá el momento mágico en que muchos relojes marcarán la hora Pi (en formato de fecha americana) y con nueve decimales.: 
3/14/15/9/26/53
mes 3/ dia 14/ año 15 / hora 9/ minuto 26 / segundo 53

Por ese motivo en colegios y universidades de EEUU se celebra este día. Si conoces además que el 3/14 es el aniversario del nacimiento de Einstein, te resultará aún más sugerente esta fecha.



Esta letra griega, caracter intruso en el mundo de los dígitos, se adoptó como símbolo matemático de un valor irreproducible en 1706 por William Jones y fue popularizado por Leonhard Euler ("Introducción al cálculo infiniteimal"). Anteriormente fue conocida como constante de Ludolph y como constante de Arquímedes. Su notación se corresponde con la letra griega π inicial en griego de "periferia" (περιφέρεια) y "perímetro" (περίμετρον).

La letra π (pi) es un número irracional, cociente entre la longitud de la circunferencia y la longitud de su diámetro y posee infinitas cifras decimales. Se emplea frecuentemente en matemática, física e ingeniería. El valor numérico de π truncado a sus primeras cifras, es el siguiente: π = 3,1415926535897932384...
Su valor ha sido conocido con distinta precisión a lo largo de la historia.
Las primeras referencias (en Mesopotamia) le adjudicaban un valor de 3 (sin decimales) hace más de 7.000 años, pero ya en el s. 26 a.C. consta que los egipcios conocían 3,14 (con 2 decimales), Arquímedes pudo calcularlo con 3  y así sucesivamente hasta llegar a las modernas calculadoras. 
El año 2004 un ordenador marca Hitachi logró calcular  más de un billón de decimales (1.351.100.000.000). ¡Casi nada!  En honor a este hallazgo se erigió en Seattle (EEUU) un monumento en dicho año (es el de la foto que encabeza la entrada). El más reciente récord, de 10 billones de dígitos de Pi,  fue calculado por Alexander J. Yee y Shigeru Kondo en 2011 usando una máquina bsed-Xeon de doble procesador Intel rápido, pero esto ya es una locura: solo su escritura amenaza con colapsar el disco duro de la máquina. Para hacernos una idea de la enormidad de esta cifra pensad que, con sólo unos 40 decimales del número Pi, se podría calcular la longitud de una circunferencia que abarcara a todo el universo visible, con un error menor que el radio de un átomo de hidrógeno.
La historia de PI es apasionante. El conocimiento de su valor exacto ha provocado una de las búsquedas más apasionantes de la humanidad: la llamada cuadratura del círculo. La obsesión por encontrar un número racional  que nos solucione el cálculo de la longitud de la circunferencia de una forma exacta ha hecho perder el sueño a muchos matemáticos. Los sabios babilónicos (grandes matemáticos, durante mucho tiempo olvidados) dejaron en sus tablillas constancia de sus pobres conocimientos al respecto. Se conformaron con un valor de 3. Un error aproximado del 5% en el cálculo de circunferencias. El haber inventado 5000 años a.C. la rueda no les impulsó sin embargo a perfeccionar su conocimiento. Cualquier observador se hubiera dado cuenta de que sus carros se quedaban cortos respecto a las previsiones en los caminos. 

Pero la búsqueda del valor de PI ha inspirado incluso la aparición de intrigantes novelas como es el caso de "El asesinato de Pitágoras" de Marcos Chicot. Esta fue una de mis lecturas más entretenidas de este verano y realicé una entrada en el blog comentando mi experiencia lectora. Lo he recomendado por ahí y creo que la gente corrobora mis buena referencias. Existe una página sobre dicho libro creada por el autor que leí con avidez encontrando casi tan apasionante la historia del libro como el relato en sí. En el presente vídeo del autor nos cuenta las distintas maneras de calcular π de que pudieron disponer en tiempos de los antiguos griegos. 



EL CÁLCULO DE  π

El cálculo de PI, su completamiento decimal, se ha convertido más que en una investigación en un hobbit. Las formas de afrontar el cálculo pueden ser originalísimas. Este reto matemático es equiparable a la demostración matemática del Teorema de Pitágoras (ejercicio típico de la Edad Media para obtener el título de  «Magister matheseos»  y del que hay más de 1000 demostraciones diferentes. Veamos algunos intentos de aproximación a pi,  extraídas al azar: 

Los egipcios (papiro Rhind) 
Según dejó escrito el escriba Ahmes en el papiro Rhind (sobre una copia de un original del s. XIX a.C), habían calculado un valor aproximado de π afirmando que el área de un círculo es similar a la de un cuadrado cuyo lado es igual al diámetro del círculo disminuido en 1/9; es decir, igual a 8/9 del diámetro. De donde, realizando los correspondientes cálculos, se obtiene un valor para π = 256/81 = 3,16049...

Los griegos (Método de Arquímedes)
El matemático griego Arquímedes (siglo III a. C.) determinó el valor de π entre el intervalo comprendido por 3 10/71 y 3 1/7. Esa aproximación obtiene un valor con un error menor que el 0,040% sobre el valor real. Su método consistía en circunscribir e inscribir polígonos regulares de n-lados en circunferencias y calcular el perímetro de dichos polígonos. Arquímedes empezó con hexágonos circunscritos e inscritos, y fue doblando el número de lados hasta llegar a polígonos de 96 lados.

Los romanos (Vitruvio)
Alrededor del año 20 d. C., el arquitecto e ingeniero romano Vitruvio calcula de manera exclusivamente experimental π como el valor fraccionario 25/8 midiendo la distancia recorrida en una revolución por una rueda de diámetro conocido.

Los chinos
Hicieron una aproximación interesante en el año 120 al identificarlo con raíz de 10 (Zhang Heng). Un siglo después Liu Hui estimó π como 3,14159 empleando un polígono de 3.072 lados y operando de manea similar a Arquímedes.

Los matemáticos indios, árabes, medievales y renacentistas continuaron progesando en la cadena decimal por diferentes sistemas: uso de series numéricas, empleo de bases sexagesimales, extendiendo la lista de polígonos de arquímedes hasta 393.216 hasta que, con la aparición de las computadoras, una de las recurrentes actividades de las mismas consistió en calcular más y más decimales de pi. En 1949 un ENIAC fue capaz de romper todos los récords, obteniendo 2037 cifras decimales en 70 horas.

El club de π
Existen multitud de publicaciones, sociedades y colectivos cuya única razón de ser es el cálculo de PI. una de las pruebas iniciáticas para la admisión de sus miembros suele ser la memorización de un "enorme" número de decimales de PI, por ejemplo los 100 primeros números. Puede parecer una enormidad pero ya se han registrado records de memorización (Lu Chao con ¡67.890 dígitos de π!, libro Guinnes 20 de noviembre 2005 con exactitud de 67890 dígitos y un tiempo de 24 horas 4 minutos). Realmente han habido records mayores, por ejemplo Akira Haraguchi recito recientemente 100.000 dígitos de memoria, aunque no fue validado pues no grabaron completamente el desafío y no hubieron pruebas suficientes para validar la prueba. Del mismo modo, recientemente ha sido cancelado un nuevo record, el de Jaime García (un colombiano que vive en Brunete) que ha recitado 150.000 dígitos de π en la Facultad de Estadística de la Universidad Complutense de Madrid.

Poemas de π.
¿Pero qué pasa cuándo alguien está enamorado de π? Pues nada más sencillo que escribirle un poema, donde cada palabra, coincida en número de letras, con el número de decimal. Es decir, si pi es 3,141592.... nuestra primera palabra tendra 3 letras, la siguiente 1, la suiguente 4, la siguiente 1, la siguiente 5 ... y así sucesivamente.



"Soy y seré a todos definible,
mi nombre tengo que daros,
cociente diametral siempre inmedible 
soy de los redondos aros.. "

____

Yo sé que ese número tiene algo de 
πrado, de πrata y πtorreo, 
pero solo para los que no ven más que números
yo veo en él: 
πllería, πcardia y πmienta:
Con él πenso, πdo respuestas y πloto la mente.

Comentarios

  1. πdo disculpas, pero a estas horas no doy pa'más! ;)

    ResponderEliminar
  2. Pienso en pi
    y pirado me quedo
    tanto leer ya no puedo:
    solo quiero hacer pipi.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Destejiendo el Arco Iris

No sé qué razones impelen a los hombres a despreciar al mago que revela sus trucos, al hechicero que confiesa el secreto de sus pócimas... Un día cayó en mis manos un libro precioso que me atrapó. Lo escribió el magnífico divulgador científico Richard Dawkins para rebatir la amarga opinión del poeta irandés Wiliam Butter Keats que afirmaba que la Ciencia destruye la belleza del misterio.

En el preámbulo aparece este frío y desolado mensaje: "Somos hijos del caos y la estructura profunda del caos es la degradación. En el fondo sólo existe corrupción y la imparable marea del caos. No hay finalidad, hay tan sólo dirección. Esta es la cruda realidad: que tenemos que aceptar si escudriñamos con profundidad y de forma desapasionada el corazón del universo"
Sin embargo Dawkins añade:"El asombro reverencial que la ciencia puede proporcionarnos es una de las más grandes experiencias de la que es capaz la psique humana. Es una profunda pasión estética comparable a la música y l…

Tecnología bélica infantil

No pertenezco a la NRA (Asociación Americana del Rifle), ni comulgo con su ideología, pero comparto con mucha gente el sentido lúdico y la fascinación por esos artilugios que, durante toda su evolución, el hombre ha construido para cazar o defenderse.
La historia (y prehistoria) de la humanidad está firmemente ligada al desarrollo armamentístico.
Probablemente todo empezó con el uso de un hueso o bastón para golpear (el la Biblia lo hizo Caín, y en la película  "2001 una Odisea Espacial" nos lo describe en una bella secuencia visual Stanley Kubrick al inicio del film). Junto a ello el uso de proyectiles aprovisionados entre los objetos de su entorno completarían la primera fase tecnológica de la industria bélica. Llegaría después la más tosca de las técnicas para esculpir en la dureza del sílex un hacha o la punta de una flecha, su posterior refinamiento, la invención de propulsores como el arco, la lanza con sus los lanzadores y la honda; hasta las más elaboradas máquinas…

Una barquita de corcho, un molino eléctrico y el coche de la Barbi.

Muchas veces sorprendo a mi cuñada en medio de una conversación contando a sus interlocutores lo orgullosa que se mostraba mi sobrina (o más bien ella misma) al pasear el primer día tras los Reyes con un flamante coche de la Barbi ¡motorizado! Muchas niñas tenías un coche similar, pero a ninguna se lo habían tuneado con un motor eléctrico acoplado a sus ejes lo que lo hacía único. Mi cuñada lo recuerda a menudo y no duda en ponerme en un pedestal como "el manitas" de la familia. En esos momentos yo, que ni me acordaba, pienso en lo que le puede impresionar a alguien ese pequeño gesto tecnológico de mínima importancia.  Igualmente mi sobrina guarda aún, sobre la repisa de un armario en su recién estrenada casa, un molino de contrachapado también con las aspas motorizadas que realicé junto a ella para un trabajo de tecnología allá cuando cursaba 5º de EP. Que aún lo conserve refleja una pequeña veneración por esta faceta de ingeniero amateur que tiene su tío. Otro de los recu…