Ir al contenido principal

El balón naranja

El 8 de marzo de 2014, 40 minutos después del despegue en Kuala Lumpur, un Boeing 777-200 con 227 pasajeros y una tripulación de 12 personas perdió contacto con los controladores a las 6:30 AM. En ese instante el avión realizó un giro inesperado de 90º, cambió de altitud y su traspondedor dejó de funcionar dejando a los controladores sin señales de su posición. El aparato desapareció misteriosamente. Algunas señales difusas recibidas por el satélite Inmarsat horas después le sitúan dentro de una amplia zona en el Índico. La búsqueda se ha mantenido desde entonces y, a fecha de hoy, aún no se conoce con seguridad el lugar del siniestro. Las balizas de radiofrecuencia de las cajas negras dejaron de funcionar hace meses.

Hace algunos días se publicó la noticia de la recompensa a Ben, un niño de ocho años, por idear una imaginativa solución para encontrar aviones desaparecidos. Comenzó a pensar en su idea tras contemplar, en un programa de televisión, el relato de la misteriosa desaparición del vuelo NH370 de Malysia Airlines y su infructuosa búsqueda. El niño escribió entonces a Richard Anderson, director ejecutivo de la compañía aérea de Estados Unidos Delta Airlines, explicándole su idea. Esta consistía en dotar a los aviones de un sistema de globos anaranjados de neón que se elevaran a la superficie cuando el avión se estrellara en el mar. "El globo no sería lo suficientemente ligero como para flotar en el aire y tendría goma reforzada para soportar mucha presión», -explicaba Ben en la carta-. Asimismo, "el sistema tendría un transmisor de radio frecuencia para poder localizarlo". Adjuntaba en la carta un dibujo en el que explicaba el sistema.


La compañía se ha tomado con interés la idea y le ha respondido agradeciéndole su aportación y recompensándole con un montón de juguetes El departamento correspondiente de la aerolínea ya está estudiando su propuesta.

El ponerse a pensar para solucionar un problema no es una actividad exclusiva de los ingenieros y científicos. Infinidad de personas "vulgares" han dado con soluciones imaginativas a grandes problemas técnicos o científicos. Cito como ejemplo invenciones tan "prácticas" como el genial botijo, económicos pañales más eficientes, el ergonómico palo del chupa-chús, la eficiente fregona... El pequeño Ben, inquieto por la tragedia de un avión perdido, puso en marcha su pequeño gran cerebro y diseñó una solución factible y barata. Operó con los elementos de que disponía en su mundo infantil: balones de goma, las boyas de las playas que visitó, transistores de RF... y aplicando sencillas leyes físicas (flotabilidad) ideó una solución.

Todos llevamos dentro un inventor. Yo mismo, ante el agobio de las dificultades respiratorias provocadas por mi desviación de tabique y mi estrechez en las fosas nasales, ideé un sencillo procedimiento que me proporcionaba alivio inmediato echando mano de lo que llevaba encima: introducir mi anillo de bodas en una de las fosas y, una vez acoplado, girarlo 90 grados dentro de la nariz... el alivio que se siente al ensanchar la fosa nasal es extraordinario y la simplicidad sorprendente (me río de las tiras deportivas para ensanchar la nariz que venden en farmacias y en Decatlón).

El secreto de un inventor, ante un problema, es sencillo: pensar, imaginar, experimentar mentalmente, dibujar, probar... darle vueltas hasta hallar una solución. Y así avanza el mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Destejiendo el Arco Iris

No sé qué razones impelen a los hombres a despreciar al mago que revela sus trucos, al hechicero que confiesa el secreto de sus pócimas... Un día cayó en mis manos un libro precioso que me atrapó. Lo escribió el magnífico divulgador científico Richard Dawkins para rebatir la amarga opinión del poeta irandés Wiliam Butter Keats que afirmaba que la Ciencia destruye la belleza del misterio.

En el preámbulo aparece este frío y desolado mensaje: "Somos hijos del caos y la estructura profunda del caos es la degradación. En el fondo sólo existe corrupción y la imparable marea del caos. No hay finalidad, hay tan sólo dirección. Esta es la cruda realidad: que tenemos que aceptar si escudriñamos con profundidad y de forma desapasionada el corazón del universo"
Sin embargo Dawkins añade:"El asombro reverencial que la ciencia puede proporcionarnos es una de las más grandes experiencias de la que es capaz la psique humana. Es una profunda pasión estética comparable a la música y l…

Una barquita de corcho, un molino eléctrico y el coche de la Barbi.

Muchas veces sorprendo a mi cuñada en medio de una conversación contando a sus interlocutores lo orgullosa que se mostraba mi sobrina (o más bien ella misma) al pasear el primer día tras los Reyes con un flamante coche de la Barbi ¡motorizado! Muchas niñas tenías un coche similar, pero a ninguna se lo habían tuneado con un motor eléctrico acoplado a sus ejes lo que lo hacía único. Mi cuñada lo recuerda a menudo y no duda en ponerme en un pedestal como "el manitas" de la familia. En esos momentos yo, que ni me acordaba, pienso en lo que le puede impresionar a alguien ese pequeño gesto tecnológico de mínima importancia.  Igualmente mi sobrina guarda aún, sobre la repisa de un armario en su recién estrenada casa, un molino de contrachapado también con las aspas motorizadas que realicé junto a ella para un trabajo de tecnología allá cuando cursaba 5º de EP. Que aún lo conserve refleja una pequeña veneración por esta faceta de ingeniero amateur que tiene su tío. Otro de los recu…

Tecnología bélica infantil

No pertenezco a la NRA (Asociación Americana del Rifle), ni comulgo con su ideología, pero comparto con mucha gente el sentido lúdico y la fascinación por esos artilugios que, durante toda su evolución, el hombre ha construido para cazar o defenderse.
La historia (y prehistoria) de la humanidad está firmemente ligada al desarrollo armamentístico.
Probablemente todo empezó con el uso de un hueso o bastón para golpear (el la Biblia lo hizo Caín, y en la película  "2001 una Odisea Espacial" nos lo describe en una bella secuencia visual Stanley Kubrick al inicio del film). Junto a ello el uso de proyectiles aprovisionados entre los objetos de su entorno completarían la primera fase tecnológica de la industria bélica. Llegaría después la más tosca de las técnicas para esculpir en la dureza del sílex un hacha o la punta de una flecha, su posterior refinamiento, la invención de propulsores como el arco, la lanza con sus los lanzadores y la honda; hasta las más elaboradas máquinas…