Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

El árbol del bien y no del mal.

Existe en el Museo Británico un sello sumerio llamado "El cilindro de la tentación". Su fabricación está fechada en torno al 3.500 a.C. Los sellos eran cilindros perforados para poder ser llevados al cuello y girados como un rodillo para imprimir sobre la arcilla blanda figuras en relieve, cuyas dimensiones oscilaban entre los 3 y los 12 cm. de altura y los 2 y los 5 de diámetro. En ellos se representaban escenas variadas de tipo animalístico, religiosos o de interés público. En este caso, se presenta a un hombre y una mujer separados por un eje simétrico, el Árbol de la Vida. Los logros de las civilizaciones de la vieja Mesopotamia no dejan de sorprendernos: Desde el origen del Hombre que atribuyen a extraterrestres, con mediación de mensajeros -dioses- del planeta viajero Niburu, pasando por sus extraordinarios avances sociales, bélicos, arquitectónicos, agrícolas, matemáticos, astronómicos, etc. Gracias a la traducción de sus tablillas de arcilla se va conociendo su hist…

Los adjetivos de la ciencia

La palabra ciencia proviene del latín "scientia" (conocimiento). Y esta a su vez contiene resonancias griegas asociadas a la disección (skei: rajar, cortar; -nte: sufijo que indica agente; -ia: sufijo que expresa "cualidad").  Ya tenemos aquí un generalización de lo que vulgarmente se entiende por "Ciencia Forense": la disección -cuchillo en mano- para llegar al fondo de un misterio en un  proceso legal.  La Ciencia, en sentido estricto, puede definirse como el acercamiento a las leyes que rigen la naturaleza mediante la observación y la experimentación y el posterior análisis con una metodología específica (formulación y verificación de hipótesis para llegar a sus principios y causas).

Algunos iluminados afirman poseer este acercamiento a la verdad natural de forma innata, sin estudio ni metodología alguna. La Ciencia Infusa, fía sus conclusiones en la inspiración pura, en la intuición. Sus aciertos (muchos de ellos por mero efecto estadístico) les aut…

La ciencia de Juana

"En perseguirme, Mundo, ¿qué interesas?  ¿En qué te ofendo, cuando sólo intento poner bellezas en mi entendimiento y no mi entendimiento en las bellezas?"

Quien vive por vivir sólo  sin buscar más altos fines,  de lo viviente se precia,  de lo racional se exime  y aun de la vida no goza;  pues si bien llega a advertirse,  el que vive lo que sabe,  solo sabe lo que vive. (Sor Juana Inés de la Cruz)
La extraordinaria Juana Inés aprendió a leer a escondidas de su madre a los cuatro años, a base de lecciones hurtadas de su hermana mayor y mentiras a su maestra (su madre no la permitía asistir a clases), pero sobre todo a base de una curiosidad y voluntad que ya germinaban en tan tierna edad.

- “Siempre me causa más contento poner riquezas en mi pensamiento, que no mi pensamiento en las riquezas”- decía Juana, ya adulta, como resumen de su actitud ante el conocimiento.


En su adolescencia el pintor J. Sánchez, la describe así en la leyenda del retrato que realiza de su persona:
"…

¿Aguantará?

Hace apenas una semana se publicó en un foro turco esta imagen que fue inmediatamente compartida en Twetter haciéndose rápidamente viral de forma que ya cuenta con 30.000 retuits y 40.000 "me gusta".

El usuario @goatinho– fue el primero en compartir esta imagen sorprendente. A raíz de esto empezó un animado debate en internet surtido de memes, chistes, bromas y cálculos matemáticos sobre la pregunta que nos preocupa a todos: ¿Esto aguantará?

Muchos usuarios realizaron sus cálculos particulares llegando a conclusiones más o menos alarmistas. Rafa Laguna realizaba un cálculo rápido del volumen de agua estancado en el balcón cifrándolo en 7,8m (largo) x 0,8m (ancho) x 1m (alto) = 6,24 metros cúbicos. Esto, conociendo la densidad del agua, se traduce en un peso de 6240 kg, es decir más de 6 toneladas. Una tonelada por metro cuadrado, lo que sobrepasaría la resistencia diseñada para este tipo de estructuras; es decir, predice elocuentemente la catastrofe con un desgarrador &quo…

Ciencia en el retrete - II

Publico la segunda parte de este ensayo humorístico sobre el WC. Podéis encontrar la primera parte publicada en este blog en el enlace adjunto. Se trata de una exhaustiva investigación sobre las posibilidades de estudio de la ciencia en un habitáculo tan pequeño y con funciones tan humildes. He de confesar que me lo he pasado muy bien investigando sobre el tema y haciendo mis pinitos en este tipo de literatura. No soy quién para juzgar, pero el resultado me gusta. Os recomiendo una lectura sin prejuicios.
Añado al final unas notas a pie de texto explicativas de los diversos aspectos científicos tratados. Muestran y describen las leyes y fenómenos citados con ese número. Proporcionan también accesos a internet donde se estudian esos temas en profundidad.
Ciencia en el retrete (1ª parte)
Ciencia en el retrete (2ª parte)

No siempre se usa el inhodoro para excrecciones intestinales. Las produciones renales tienen otra vía que, en el sexo masculino, permiten un cálculo de trayectorias(28) ba…

Ciencia en el retrete: un tratado de escatología - I

Presento, en este mi querido blog, tan poco leído, la primera parte de un ensayo sobre ciencia que tengo muy pensado. Casi cada día, con un poco de trabajo y gran satisfacción, me siento a pensar en aspectos científicos no dejando de sorprenderme en qué lugares y momentos se manifiesta la ciencia en sus múltiples facetas. Os dejo este legado para que también reflexionéis. Nada, en la vida, tiene porqué ser aburrido.
Autor: Jesús Marcial Grande ©. 2011.
NOTA: Este ensayo, dispone de información técnica al final del mismo.


Llega el momento del apretón y, rápidamente echamos mano al cinto, nalgas al asiento y nos ponemos en actitud pensante. ¿Pero realmente pensamos? Si la espera resultara larga y tenemos curiosidad encontraremos en este especial recinto un compendio de lecciones científicas de las más variadas materias. No temas, amigo lector, no se han inventado aún los libros de olor (todo se andará) ni, desde hace tiempo, nos escandalizamos por la mención o visión de las heces (recuer…